sábado, 17 de julio de 2010

La ruta de las civilizaciones. La antigua y mitológica Grecia. Octubre 2005.


Mi siguiente parada por la ruta de las civilizaciones fue Grecia. Una ruta por Atenas, el Peloponeso, Delfos y Meteoras. Una ruta para descubrir la antigua Grecia, la de los filósofos, la de los matemáticos, la de los políticos y creadores de la Democracia. Este viaje lo hicimos con un grupo, y fue el primer viaje que realizamos Mary y yo juntos. Mary es mi amiga y compañera de viajes preferida. Nos compenetramos en la organización, planificación y disfrute de los viajes, somos dos viajeros empedernidos. No hemos acabado el viaje ya planificamos el siguiente.


Documental sobre la antigua Grecia.

Bueno, decir que Grecia tiene una planta hotelera bastante buena. Nos quedamos en Atenas en el Hotel Alexandros, un hotel bastante aceptable de 4 estrellas, situado cerca de la embajada americana. Tengo que comentar que es recomendable, cuando viajas por Europa y quieres un buen hotel, pedir un cuatro estrellas. Ya que te encontrarás con un hotel de inferior calidad que un español.   

La primera noche paseamos ante de cenar por las calles y plazas de Atenas, por la Plaza Sintagma (donde se encuentra el Parlamento Griego) y por el famoso barrio de la Plaka. El centro histórico de esta ciudad. Es un barrio alegre, lleno de vida. Con los comercios y los restaurantes a pie de calle, con sus terrazas que te invitan a quedarte a contemplar la Acrópolis encendida, en una vista espectacular.  

El segundo día teníamos día libre en Atenas, a nuestro aire. Cogimos las mochilas y nos fuimos a ver la Acrópolis, dedicada a la diosa Atenea. Allí pudimos ver y disfrutar de el teatro de Dionisios, El Partenón, La colina de los oradores, Templo de Ateneas Nike, Erectión con sus Cariátides. Bajamos por la colina y fuimos hacia el Ágora Ancient y su museo y el Ágora Atenas. Visitamos también el Hefestión. Está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y una de las 10 maravillas del mundo. Y de verdad que es algo asombroso. Más aún cuando piensas que en estos templos, calles y teatros paseaban los grandes filósofos de la humanidad. Aquí nació la ciudad como centro de convivencia de los seres humanos, aquí nació la democracia como forma de gobierno. Aquí se construyó gran parte del pensamiento humano. Aquí se hizo cultura, creando arte con las obras de teatro, la escultura, la arquitectura, las ciencias, todo.

De ahí bajamos hacia otros edificios emblemáticos de la ciudad. Recorrimos el bellísimo Parque Nacional, un parque que es el pulmón de Atenas y  con infinidad de plantas, lagos, puentes y árboles. Pasamos por la puerta de Adriano y nos dirigimos hacia el templo de Zeus Olímpico, "Olimpeion". Templo dedicada a Zeus, conocido por los Romanos como Júpiter, Dios de los Dioses, y denostado por Aristóteles años más tarde, como ejemplo de la tiranía de las clases dirigentes contra el pueblo. Aristóteles convertido en revolucionario y anti-sistema. 

De aquí subimos a Likabetos pasando por el barrio de Kolonaki, el barrio de los nuevos ricos griegos. Likabetos es una colina situada en el centro de la ciudad desde la cual se puede observar toda la ciudad en su esplendor. Aviso para el que desee ir a Likabetos, la subida a la colina no es apta para cardíacos, jajajajaja, tiene un desnivel importante y es un revienta pies con tropecientos escalones que subir. Pero vale la pena llegar hasta la cima. Allí pudimos observar una bella puesta de sol. Regresamos al hotel con los pies destrozados pero muy muy contentos por lo que habíamos visto.


Como anécdota comentar que en Atenas no logramos saber en donde se compraban los tickets de los trolebuses. Y nos colamos en ellos, viajamos sin pagar por Atenas, penado con multas importantes. El desconocimiento nos hizo ser valientes. Y escapamos porque no nos cogió ningún revisor.  

En el tercer día del tour, comenzamos la ruta en guagua. Salimos de Atenas con destino a Olimpia. En el camino pasamos por Corinto y Micenas. En Corinto vimos el espectacular canal, que une el Golfo de Corinto con el Mar Egeo. Y en Micenas recorrimos la ciudad, visitando el Teatro de Epidauro, la tumba de Agamenón y las tumbas reales. También hay que destacar la Puerta de Los Leones, ejemplo arquitectónico de Micenas construida en 1250 a.c. Llegamos de noche a Olimpia. Me gustó mucho el Teatro de Epidauro, construido para acoger las Asclepia, concurso en honor al Dios médico Asclepio. Tiene una acústica impresionante, desde el centro de la escena das una palmada y se escucha perfectamente en el último asiento de las gradas.

Aquí tengo que comentar que los griegos tienen una forma muy particular de conducir. El país no tiene grandes autovías, ni autopistas, pero si tienen unas carreteras muy anchas con un carril de circulación por dirección. Los Griegos lo convierten en dos carriles, utilizan el arcén, que suele ser amplio, para conducir, dejando el carril de la carretera libre para los adelantamientos. No puedo decir que conduzcan mal, sino que lo hacen de una forma especial. Al no tener autovías los desplazamientos son lentos, aún así, desde Atenas a Olimpia hay 750 kilómetros, todo un día de viaje.  

En el cuarto día del tour tenemos la visita a Olimpia, ciudad patrimonio de la humanidad de la Unesco. Visitamos la primera pista de atletismo olímpica construido de la humanidad. Aquí se celebraron los primeros juegos de la historia de la humanidad, en el 776 a.c., y cada 4 años se enciende la llama olímpica y sale en dirección a la ciudad que organiza los juegos. Estos juegos lucharon en su época con los juegos Píticos que se celebran en Delfos. Visitamos el Templo de Zeus, maravilloso, metido en medio de un bosque que le da una tranquilidad y un silencio impresionante. Cerca del templo se ha descubierto los talleres de Fídias, escultor Griego de la época y arquitecto de la mayoría de los templos y esculturas que esta época nos ha dejado. Y visitamos el museo arqueológico en donde se encuentra la escultura más importante del arte griego, "Hermes" de Praxiteles.

Después del almuerzo salimos en dirección a Delfos, en medio nos paramos en Naupactos, más conocida como Lepanto. Gran lugar estratégico porque separa el golfo de Patrás con el golfo de Corinto. Aquí se han producido las más duras y famosas batallas por el control de la zona. Entre la que destaca en 1571, la batalla de Lepanto en la que Miguel de Cervantes y Saavedra, perdió su mano, luchando en la armada cristiana dirigida por Juan de Austria. Llegamos de noche a Delfos. Ha sido otro día de guagua, otros 400 kilómetros.

Al día siguiente toca la visita al área arqueológica de Delfos y a su museo, en donde se encuentra la famosa estatua "Áuriga de Delfos". Delfos es ciudad patrimonio de la humanidad de la Unesco, dedicado al Dios Apolo, hijo de Zeus y Leto y hermano gemelo de Artemisa. Dios de la luz y el sol. En ella visitamos el estadio en donde se celebraban los juegos Píticos y el Templo de Apolo. El templo es algo impresionante y el museo arqueológico también. Hago una mención a la lucha que hoy, el pueblo Heleno está haciendo para que le devuelvan la infinidad de obras "saqueadas" que están en manos del museo británico. después de la visita, salimos en dirección a Kalambaka, bordeando el monte Parnasso. Precioso monte con unas vistas espectaculares.

Dejamos la mitología y las piedras a un lado por un día y nos adentramos a conocer uno de los centros religiosos más importantes del cristianismo, Meteora. Meteora es un bosque de piedras, un lugar impresionante, millones de piedras formando montañas que forman a su vez un "bosque". Hace una imagen algo realmente espectacular. En ellas están los famosos monasterios cristianos ortodoxos. Visitamos dos monasterios, el gran monasterio de Meteora, en donde se rodó el anuncio de Danone, el de los monjes jugando al fútbol. Y un monasterio de monjas ortodoxas. Salimos a continuación con destino Atenas y nos paramos en la ciudad de Termópilas, en donde se encuentran los famosos desfiladeros con los manantiales de aguas termales. Llegamos a Atenas de noche, fueron otros 750 kilómetros de guagua.

El día siguiente lo dedicamos a hacer un mini crucero por las islas Podros, Idra Y Egina. Tres islas típicamente mediterráneas, con paisajes muy bonitos, casas blancas entre montañas de rocas. Y por la tarde visitamos en Atenas el Museo de Arte Cicládico, uno de los museos más importantes de la ciudad de Atenas, muy interesante.

Grecia es un país que merece ser visitado y disfrutado, porque es un país lleno de historia y aportación a la humanidad. Un año y medio después, tuve la oportunidad de regresar a Atenas, y disfrutar un poco más de este país. 

Fotos: Acrópolis, Cariátides Erectión, Vista desde Likabetos, Templo Zeus Olimpia y Mary y Riki en Gran Monasterio Meteora. 


Enlace: Vídeo documental sobre la civilización Helénica, sacado de "youtube".


Mayorista: Travelplan. Líneas Aéreas: Iberia.
                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada